No sé si la culpa de nuestro conocimiento del léxico argentino la tienen Ricardo Darín, “El hijo de la novia”, “Relatos Salvajes” o “Nueve reinas”, pero el caso es que gracias al cine sabemos que cuando a un argentino le va bárbaro, le va muy bien, que si a alguien le robaron la guita no le va tan bien y que si responde sos un boludo, che, quizás su interlocutor le espete y vos un pelotudo.

A veces necesitamos los diez primeros minutos de la película a modo de práctica para hacer el oído, pero después nos familiarizamos y salimos del cine contando cómo el tipo se quedó sin laburo por culpa de la mina y de su vieja y fue por eso que se armó el quilombo.

Aprovecho para hacerles dos recomendaciones, vean, si todavía están a tiempo, la película “Truman” y conozcan un poco más a ese gran actor que es Ricardo Darín en esta entrevista. Espero que disfruten.