Había un personaje en la serie The Wire que decía bullshit de forma inimitable, alargaba hasta el infinito la “i” y a la vez pronunciaba la “u” con toda su fuerza, de forma que salía algo así como buullshiiiiiiiiit!. ¿Pero qué significa?, se preguntarán ustedes. La traducción literal es “mierda de toro” pero su significado sería algo así como ‘sandez, tontería, chorrada, mentira’, aunque ninguna de estas palabras consigue atrapar el sentido exacto de ese término en inglés. Existe también el verbo to bullshit (decir sandeces, etc.), y el sustantivo bullshitter quecomo no podía ser de otra manera, significa ‘mentiroso, fanfarrón’.

Harry Frankfurt, profesor emérito de Filosofía de la Universidad de Princeton, publicó hace unos años un elocuente ensayo sobre este término que se titulaba On bullshit. Con mucho sarcasmo explica que tras consultar con Wittgenstein y San Agustín, entre otros muchos sabios, llegó a la conclusión de que el bullshitter no es realmente un mentiroso, sino alguien que solo exagera o adorna en exceso, estilo bilbaíno que diríamos los guipuzcoanos. O sea que más que engañar, lo que pretende es impresionar.

Por lo visto, hasta Hemingway se ocupó de tan importante palabro, señalando que todo el mundo debería desarrollar su propio detector de bullshit. Todo un saco sin fondo este término.