¿Han oído ustedes hablar de las palabras bifronte? ¿No? No se preocupen, el lenguaje tiene estas cosas, siempre es capaz de sorprendernos con algo nuevo. Las palabras bifronte son aquellas que reúnen dos características: significar algo tanto se lean de izquierda a derecha como de derecha a izquierda y que esos significados sean distintos. Uno de los ejemplos más conocidos es amor/Roma, pero hay más:

  • Liga/ágil
  • Airón/noria
  • Ajena/aneja
  • Acude/educa
  • Lanera/arenal
  • Ácidos/sódica
  • Sonajero/orejanos (según la RAE significa: «Dicho de una res: Que no tiene marcas en las orejas ni en otra parte del cuerpo»)
  • Azar/raza
  • Líder/redil
  • Oír/río
  • Notar/ratón

He intentado reunir algunas de estas palabras bifronte con su pareja en una frase y que las frases tuvieran algún sentido y este ha sido el resultado:

Encontré a mi amor en Roma, el azar quizo que fuera de otra raza, mas no importa, es una muchacha ágil que entró a comprar una liga azul para una amiga que se iba a casar. Llevaba un perro pequeño al que educa con mimo y que siempre acude a su llamada contento. Es una joven con madera de líder a quien nadie conseguirá meter en un redil. Es amable y sonriente, no llegarás a oír una queja de ella aunque lo único que le ofrezcas sea un paseo por el río. Un día pensamos subir a la noria pero hacía un gran airón y no me atreví. Me temo que en ese momento lo único que logré fue hacerme notar como el gran ratón que soy. Tengo que hablarle de las palabras bifronte, a ver si recupero su admiración.